Información nutricional | Mandarina y repollo blanco

Información nutricional | Mandarina y repollo blanco

Semana del 26.09.2022

Mandarina

Propiedades nutritivas

  • Su sabor es más dulce que ácido, por lo que es más tolerado que otros cítricos.
  • Es fácil de pelar, porque su cáscara es blanda.
  • Contiene vitamina C por lo que protege contra las infecciones.
  • Brinda betacarotenos, que tienen efecto antioxidante y retrasan el envejecimiento celular.
  • Su alto contenido de agua facilita la hidratación del cuerpo, y complementa la ingesta de líquidos.
  • Aporta ácido fólico, nutriente importante en el embarazo, ya que contribuye al desarrollo del sistema nervioso del feto.
  • Posee poco sodio y es rica en potasio, este último necesario para la transmisión del impulso nervioso y para la actividad muscular normal.
  • Presenta fibra lo que favorece el tránsito intestinal.

Cómo elegirla

  • La cáscara debe estar dura y debe tener color naranja, evitar las que tienden a verde.
  • Elegir preferentemente las más pesadas, ya que cuando son más livianas tienen menos jugos.

Repollo blanco

Propiedades nutricionales

  • Pertenece al grupo de las crucíferas, ricas en vitaminas antioxidantes como vitamina C, E y otras como ácido fólico.
  • La vitamina E, al igual que la C, tiene acción antioxidante, pero ésta última además interviene en la formación de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes. También
  • favorece la absorción del hierro de los alimentos y aumenta la resistencia a las
  • infecciones.
  • El ácido fólico está recomendado para las embarazadas porque favorece el desarrollo del sistema nervioso del bebé.
  • Por su aporte de fibras, mejora los niveles de azúcar en sangre y favorece la función intestinal.
  • Contiene carotenos, un tipo de pigmento natural que en el organismo es transformado en vitamina A, y ayuda a mejorar la visión y a mantener el buen estado de mucosas, cabello, piel y huesos.
  • Posee una amplia cantidad de minerales como potasio, calcio, hierro y magnesio, los cuales se relacionan con el buen funcionamiento de nervios y músculos, huesos y dientes y defensa del organismo.

Cómo elegirlo y conservarlo

  • Elegir aquellos más pesados, duros y compactos. Rechazar aquellas piezas que presenten un aspecto marchito o tengan el núcleo seco, partido, viscoso o leñoso.
  • Lavarlo muy bien, hoja por hoja, porque por su forma compacta pueden quedar en él insectos o restos de polvo.

Consumo

  • Se recomienda consumirlo crudo ya que cocido puede perder hasta la mitad de la vitamina C.
  • Si se hierve, el agua puede utilizarse como caldo.
  • Eliminar las hojas externas, cortar el repollo por la mitad y eliminar el centro por su dureza.